Business Intelligence aplicado al Marketing
0

El término Business Intelligence, o inteligencia empresarial, se refiere al uso de datos en una empresa para facilitar la toma de decisiones. Es un conjunto de estrategias y herramientas enfocadas al análisis de datos de una empresa mediante el análisis de datos existentes.

Si navegamos por las aguas del mercado global no solo se hace necesaria una nave capaz de resistir el embate de las olas hasta llegar a puerto, sino la sagacidad de un buen timonel.

Metáforas aparte, está claro que, actualmente, el marketing puede entenderse como la vela de ese buque que es nuestra empresa, sin la cual no es posible aprovechar los soplos favorables para avanzar hacia los objetivos marcados, mientras que el timonel puede ser entendido como el  Business Intelligence (BI).

 

 

¿Qué es el Business Inteligence?

El término BI hace referencia  a los medios que analizan la ingente cantidad de datos –big data producidos de manera espontánea durante  todo el proceso transaccional, para obtener información estructurada que ayude durante la toma de decisiones.

Para ello se llevan a cabo un conjunto de métodos y tecnologías que, en definitiva, recolectan, categorizan y transforman dichos datos en conocimiento, de manera que pueda presentarse a modo de soluciones muy específicas, de problemas tangibles relativos a cualquier área empresarial.

Nos hallamos, en definitiva, ante un factor estratégico de primerísima mano, sobre todo cuando hablamos de marketing.

Business Intelligence, CRM y ERP

¿Qué herramientas usa la Business Intelligence para procesar y transformar datos?

Principalmente dos:

  • la Administración de Relaciones con el Cliente (CRM)
  • la Planificación de Recursos Empresariales (ERP)

 

Cómo opera un CRM y un ERP 

En primer lugar, el  CRM gestiona con un software,  todos los aspectos de la organización empresarial con el foco puesto en el cliente o el mercado.

Hablamos pues de una filosofía empresarial centrada en la relación con el cliente, que busca aumentar y mejorar la comunicación existente entre la compañía y el mismo en aspectos tales como: el estado de sus pedidos o su previsión de entrega. Con este objetivo se hace uso de un software especial capaz de administrar ese flujo de datos aislados para convertirlo en la información unificada y útil de la que hemos venido hablando.

Por su parte, la filosofía de un ERP busca hacer frente a problemas tales como la duplicidad de datos y la consecuente incoherencia entre ellos, que dará lugar inevitablemente, a la aparición de errores y a la dificultad para explotar una información que, de estar correctamente organizada, facilitaría el flujo de trabajo.

Un sistema de software ERP, de manera muy parecida a un CRM, basa su funcionamiento en el aunado de datos, de manera que sean los mismos independientemente del área empresarial desde la que se acceda.

Beneficios de cara a una estrategia de Marketing

El acceso organizado a información como los indicadores de rendimiento, la segmentación de leads y el mejor conocimiento de la conducta de nuestros clientes son algunos de los beneficios de la aplicación del  BI al marketing. Por otro lado, también nos puede ayudar a conocer milimétricamente nuestra valoración en redes sociales a través de la analítica de sentimientos, de manera que podamos anticiparnos a los posibles cambios adversos del mercado creando nuevas estrategias adaptadas a los diferentes segmentos del target.

 

Si te ha gustado este post ¡Compártelo! … Difunde conocimiento 🙂

Deja un comentario