6 Claves para Capitalizar una Tendencia
0

En un  post anterior vimos que un coolhunter es la persona que se dedica a cazar tendencias por medio de la observación e investigación.

Monetizar una tendencia requiere estrategia y planificación. Elaborar un embudo de tendencias y aplicar correctamente los diferentes estadios, nos ayudará a  filtrar y  lanzar con mayor probabilidad de éxito la innovación.

Fases del embudo para capitalizar una tendencia

La tendencia se introduce por la parte superior del embudo y una vez llegada a la parte inferior puede dar lugar a una nueva línea de producto  o  servicio en la parte inferior.

Identidad de la tendencia 

Describiremos las  características de la tendencia y  aplicación de la misma a corto y largo plazo, de manera que nos permita desarrollar la visión, estrategia y perdurabilidad del proyecto.

Variables de la tendencia

Enumeraremos las variables que repercuten en la tendencia y cómo inciden en nuestro público.

Grupo de consumidores 

Tipo de consumidores a los que atraerá esta tendencia.

Productos y servicios deseados

Utilizando toda la información anterior, describiremos las cualidades del producto, servicio o marca. Deberemos conocer el ecosistema donde vamos a introducir nuestra innovación para ir pivotando (si fuese necesario)   nuestra idea inicial para adaptarla a nuestro público objetivo.

Localización  de la tendencia 

A esta altura del embudo, fijaremos dónde se está produciendo la tendencia, bien sea a nivel local, nacional o global. Cómo y cuándo tendrá repercusión primero  y cómo afectará a los consumidores. De esta manera podremos planificar la inversión que necesitaremos y el tiempo que pueda ser rentable.

Marcas, productos o tiendas posibles

Con la recopilación de la información que hemos ido acumulando hasta este estadio, definiremos 2  tipologias de ideas nuevas que pueden funcionar en el mercado:

  1. Las defensivas: son la que se llevan a cabo rápidamente y las que adoptarán los trendsetters y early adopters
  2. Las ofensivas:  son las que atraen solamente a los innovadores , pero que a largo y medio  plazo   serán adoptadas por el resto de consumidores.

 

Con todo, hay que tener en cuenta que una nueva idea puede no funcionar por no estar alineada con las tendencias sociales del momento,  por no adaptarse al ecosistema donde se lanza, o porque el mercado al que nos dirigimos no está preparado para esta innovación.

 

¿Te ha gustado este post? … ¡Compártelo!  Difunde  conocimiento :-)

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.